Logo

Download Madrid 2018

Caja Mágica, Madrid
Fotos: Download Madrid

Fa pocs dies va tenir lloc l'edició corresponent al 2018 del Download Madrid, la franquícia a l'estat del festival britànic. Segons una nota de premsa de l'organització unes 34.000 persones van assistir a la primera jornada on van actuar Avengend Sevenfold, Marilyn Manson, Rise Against, Kreator o Arch Enemy. El segon dia, divendres 29, va tenir un dels plats forts amb Guns'n'Roses. La tercera jornada tampoc es va quedar curta amb Ozzy com a cap de cartell i Volbeat o Judas Priest també compartint protagonisme. El Download ha celebrat aquest any la seva edició número 15 al Regne unit, la tercera entrega a França i la primera a Austràlia. En la seva segona edició espanyola va reunir a més de 105.000 seguidors en el total de jornades. Vam poder assitir a la cita i us portem les impressions que ens porta el nostre company Victor M.Lera.

Per respectar la integritat i el sentit de les seves paraules no han estat traduïdes al català. Som un lloc web especialitzat en rock dur i metall en català amb totes les conseqüències i dificultats però no som ultres. Les llengües són un patrimoni cultural que cal respectar, a casa nostra tenim la sort de conèixer i parlar-ne dues principalment (tant de bo fossin més) i qualsevol text escrit en aquestes serà respectat en la seva integritat.

La segunda edición del Download Madrid se presentaba con un cartel muy potente, claramente marcado por las bandas que encabezarían cada una de las jornadas del festival. Nombres como Guns’n’Roses, Ozzy Osbourne y Avenged Sevenfold llaman la atención hasta a los menos simpatizantes con este estilo de música. Con tres jornadas programadas,  ha sido un éxito rotundo, tanto en organización como en asistencia. Hubo problemas, sí, pero se solventaron con gran profesionalidad. Más adelante publicaré un artículo contando los detalles del festival, pero ahora vamos con lo más importante, que son, como siempre, las bandas.

JUEVES 28
 
ALTAIR

La banda madrileña de post-rock tenía el difícil cometido de abrir la segunda edición del Download Madrid, concretamente en el Stage 4. No soy seguidor de este estilo de rock, pero, a pesar de ello, me sorprendieron gratamente con su sonido y su actitud en el escenario. No lo tenían nada fácil: con el público todavía entrando en la Caja Mágica, siendo desconocidos y con el sol abrasando sobre nuestras cabezas. Pese a no tener las circunstancias de cara, se vinieron arriba consiguiendo una gran actuación.

TESSERACT

La banda de Mylton Keynes abría las actuaciones en el Main Stage 1. El escenario, de tamaño enorme, estaba equipado con un juego de luces espectacular, como pocos he visto en mi vida. Y en lo relacionado al sonido, más de lo mismo. Una persona cercana a la organización me comentó que era lo mejor que había en el mercado actualmente. No lo pongo en duda, más cuando algunas bandas disfrutaron de un sonido nítido.
Para quien no los conozca, Tesseract practican una mezcla entre metal progresivo y djent bastante atractiva, y a la vez, difícil de llevar para abrir un festival de estas características, a pocos minutos de las seis de la tarde y con altas temperaturas. Vulgarmente se diría que es una banda perfecta para la siesta, pero en Download Madrid no permitieron que se durmiera nadie. Salieron con ganas de arrasar y vaya si lo consiguieron. Con una ejecución perfecta, y una actitud acorde su estilo, fueron desgranando los temas, parte de su último disco, Sonder, parte de su EP Concealing Fate. Durante los cuarenta minutos que estuvieron encima del escenario, dieron una lección de calidad como pocas veces he visto. Grandes, muy grandes Tesseract, que espero volver a verles en directo muy pronto.

BACKYARD BABIES

Cambiando radicalmente de tercio, los suecos Backyard Babies tenían la labor de abrir los conciertos en el Main Stage 2. Cierto es que continúa siendo una gran banda, que publica discos de calidad, que en directo interpretan correctamente los temas, pero esa espontaneidad que tenían en la época del Total 13, donde hacían arder el escenario, la han perdido.  Es una lástima, porque cuando les veías en aquella época salías del concierto gritando “hey ho lets go!!” y ahora sales contento por ver una gran banda, y ya.

Arrancaron la fiesta con Made me Mandman, dándome falsas esperanzas de reencontrarme con aquella banda matadora. Pero Dysfunctional Professional me puso en mi sitio. The Clash y Brave new hate volvieron a darme más falsas esperanzas, pero ahí se acabó el macarreo, pasando a ser un show solo de Rock and Roll (que no es poco). El sonido no les acompañaba, ni las altas temperaturas, ni siquiera los efluvios procedentes de la depuradora cercana al recinto. El concierto avanzaba con temas como Th1rte3n or Nothing o Nomadic, con una banda entregada en el escenario, con un Nicke Borg cantando correctamente y un hiperactivo Dregen, algo que por suerte no ha perdido. El cuarteto finalizó su actuación con Minius Celsius, dejándonos con ganas, con muchas ganas de más, ya que disponen de muchos en la ya amplia discografía que poseen. Buen concierto, sin duda, para abrir el Main Stage 2 de esta segunda edición del Download Madrid.

ARCH ENEMYAlissa White-Glutz

Una banda en estado de gracia, a la que le sale todo bien, y que, tras años trabajando duro y luchando contra las circunstancias, están cosechando un éxito muy merecido. Las incorporaciones de Jeff Loomis y Alissa White Gluz han servido para dar otro giro de tuerca al sonido de la banda, obteniendo dos grandes obras como War Eternal y Will to Power.
En directo, por suerte para un servidor, utilizan las canciones pertenecientes a ambos discos para rellenar gran parte del repertorio, dejando pocos huecos para clásicos de épocas pasadas como We will rise o Nemesis, con las que suelen cerrar los conciertos. Así ocurrió también en Download Madrid.
El tráiler aparcado al lado del Main Stage 1 dice mucho de lo bien que está funcionando la banda a día de hoy. El montaje que llevan en la actualidad, lleno de telones, banderas y otros elementos decorativos, les permite dar esa imagen de banda grande que quizás antes no tenían. Una banda se hace grande si hay público que le responde, y así fue como en esta tarde de jueves el recinto presentaba un aspecto espectacular para ver a los suecos.

KREATOR

La banda teutona de Thrash Metal no tuvo su mejor tarde, siendo sinceros. Desde el primer momento no se les vio muy cómodos en el escenario,  y en parte era lógico. Con el Main Stage 2 sufriendo toda la solana, los alemanes trataron de hacerlo como siempre, lo mejor posible. No fue un mal concierto, ni mucho menos, pero les hemos visto en mejores ocasiones. Además, persistían los problemas de sonido que también acompañaron a Backyard Babies, razón que desdibujó, sin duda, el buen concierto de Kreator.
Con apenas un telón de fondo, abrieron fuego con Phantom Antichrist, seguida de Hail to Hordes y la poderosa Enemy of God. Fue en este tema cuando decidí moverme de sitio en busca de un sonido mejor, ya que las fantásticas guitarras que tiene apenas se disfrutaban. El volumen de la base rítmica estaba muy por encima de las guitarras, dejando un resultado lejos del sonido que define a la banda.
Cierto es que poco a poco se iban solucionando algunos detalles del sonido, mientras la banda continuaba descargando grandes temas como Satan is Real, Phobia, Hordes of Chaos, dejando para la finalización dos de sus grandes clásicos, como Violent Revolution y Pleasure to Kill. Buen concierto de las huestes de Mile Petrozza, las cuales han tenido mejores tardes, que quizás nos hace pensar lo que podrían haber hecho actuando de noche, con el montaje grande que llevan en otros escenarios, y sobretodo, con un sonido acorde a la calidad de la banda.

EXHORDER

Una de las joyas que nos ofrecía esta segunda edición del Download Madrid era la gira de reunión de los norteamericanos Exhorder. Para mí era la segunda vez que les veía, después de su concierto en el festival Keep It True del pasado mes de Abril. Y las sensaciones fueron parecidas. Cierto es que la banda se deja todo en el escenario. Sus conciertos son pura energía, dedicación y esfuerzo. En contraposición está su sonido, quizás un poco más moderno de lo que reflejan en sus dos discos. Ese sonido les daba mucha personalidad, perdiéndola a día de hoy.
La actuación de Exhorder fue notable. Apenas hicieron parones, enlazando los temas, y se dedican a exprimir sus dos obras de estudio, Slaughter in the Vatican y The Law. Y la respuesta del público fue mayor de lo esperado. Creo que no hace falta recordar lo underground que es esta banda, por lo que, cuando caminaba hacia el Stage 4 imaginaba que nos juntaríamos los habituales de este tipo de conciertos. Por suerte no fue así y éramos un numeroso grupo.

MYRKUR

En mi vida pensé que escribir sobre un concierto me iba a costar tanto como el de Myrkur en el Download Madrid. Y es que, si por mi fuera, lo definiría con una palabra y pasaría al siguiente. Sin embargo, trataré de redactar algunas líneas más.
El concierto fue denso, muy denso, y a la vez notable, con momentos sobresalientes. Su música es así, un Black Metal muy puro, recordando a los inicios del estilo, con sus raíces noruegas más profundas (a pesar de ser una banda afincada en EEUU, aunque Amalie Bruun sea de origen danés). Engalanada en un vestido blanco muy elegante, digno de las mejores celebraciones, con unas rosas en el micrófono, Amalie apareció en el Stage 3 con ganas de convencer. Posee una gran voz en directo, y la banda le respalda para desplegar toda su personalidad en forma de música. Estos aparecen todos de negro, con capuchas, detalle que hace que sea todo más oscuro si cabe. La atmósfera es perfecta.
Sobre el repertorio, pues repaso a sus dos obras de estudio, tituladas M y Mareridt y finalizando, con solo Amelie en el escenario, con una versión muy emotiva del ya clásico Villemann og Magnhild. Salí muy contento del concierto, ya que pensé que tanta densidad llegaría a hastiarme, pero fue todo lo contrario.

Avenged SevenfoldAVENGED SEVENFOLD

En algunas ocasiones he escrito en este medio que lo de estar en dos sitios a la vez es una habilidad que trato de desarrollar pero que aún no he perfeccionado, por lo que, aplicado a este  Download Madrid, si quería cubrir la actuación de Pennywise no me quedaba otra opción que dejar la de Avenged Sevenfold a medias. Siendo un más que merecido cabeza de cartel, los chicos americanos se plantaron en el Main Stage 1 con ganas de crecer y convencer. Son una gran banda, pese a quien le pese, y, a pesar de no formar parte de mis escuchas habituales, han logrado un gran éxito muy merecido.
Ese éxito se reflejó en dos puntos concretos: el primero, en la producción que llevaban, con una gran pantalla donde proyectaban imágenes acordes a los temas que interpretaban, y, el segundo, en la gran respuesta de público. Es posible que aún le quede un poco para obtener la misma respuesta que en algunos lugares de nuestros vecinos europeos, pero con el tiempo lo conseguirán de la misma forma que lo han hecho otras bandas punteras actuales como Nightwish o Volbeat. Además, me fijé durante un tiempo en las imágenes invertidas que mostraban en las pantallas laterales, dando una sensación muy interesante durante el concierto.

Desde los primeros acordes de The Stage tuvieron al público en el bolsillo. Continuaron con Afterlife, Hail to the King y Welcome to the family. La complicidad con el público era total. Me hubiera encantado quedarme más tiempo, porque, sinceramente, estaba disfrutrando mucho del concierto, pero era la hora de Pennywise en el Stage 3.
Tras el concierto de Pennywise, me dio tiempo a regresar para ver la finalización de Avenged Sevenfold. En concreto, pude ver la interpretación de Unholy Confessions, con la que cerraron la actuación. Una actuación brillante, insisto (la parte que pude ver). Su música te podrá agradar más o menos, incluso nada, pero su profesionalidad y su calidad son evidentes.

PENNYWISE

Si el respetable tenía ganas de fiesta, el Stage 3 contenía todos los ingredientes para la misma. Una banda con ganas de comérselo todo, que congregó a un numeroso público delante de ellos, los cuales, a tenor de las caras mostradas, quedaron muy satisfechos por la actuación de PENNYWISE.
A la banda californiana le tocó el peor momento para salir a escena: coincidiendo en su slot con el cabeza de cartel de la jornada. ¿Alguien cree que eso les afectó? Desde el primer acorde dejaron claro que no. Durante sus 55 minutos encima de las tablas, tuvieron tiempo de dar una repaso a grandes clásicos de sus primeros discos, a tocar una versión de Beastie Boys (el ávido lector se imaginará perfectamente cual fue), e incluso regalarnos los oídos con uno de sus mejores temas (Live While You Can) de su último lanzamiento de estudio, titulado Never Gonna Die. Con Bro Hymn pusieron patas arriba el recinto, dejando claro la talla de la banda, a la que quizás, en posteriores ediciones, habría que incluir en alguno de los Main Stage.

A Perfect CircleA PERFECT CIRCLE

Dudo mucho que me equivoque si afirmo que A Perfect Circle era la banda más deseada del festival.  La banda californiana llevaba 3 lustros sin pisar estas tierras, por lo que sus antiguos fans, más los nuevos que han creado durante estos años de ausencia, estaban hambrientos de su música. Por esa razón, creo que la frustración fue máxima cuando el sonido del Main Stage 2 se vino abajo, provocando un parón en la actuación de unos 25 minutos aproximadamente. La banda se lo tomó con calma encima de las tablas y reaparecieron demostrando una total profesionalidad, mientras el público, comportándose de una forma muy cívica, fue el que más sufrió por este inconveniente.

Hasta The Hollow, momento en el que ocurrió el problema con la PA, el sonido tampoco acompañaba. Fue el principal mal de la primera jornada del festival, curiosamente solo en el Main Stage 2. A la vuelta del sonido, aquello fue mágico, maravilloso. Una banda super profesional, de músicos de primer nivel, interpretando los temas a la perfección, con una producción exquisita, y, lo mejor de todo, la mayor calidad de sonido que he escuchado en muchísimo tiempo. De esta forma quedaba clara una cosa: el festival no había escatimado en recursos, cosa que me congratula. Equipo había para sonar de una forma excelente, como demostraron A Perfect Circle. Si las bandas anteriores no llegaron a ese nivel, creo que es evidente donde radicó su problema.

Siguiendo con el concierto de A Perfect Circle, la banda se mostró fría y calculadora, inmiscuidos plenamente en la atmósfera generada por las cuatro pantallas en forma de “cristales rotos” añadidas en el escenario, además de las luces que creaban un ambiente tenue y profundo. Con la batería y los teclados situados en los laterales de la parte de atrás, su vocalista, Maynard Keenan, se situó en una plataforma en medio de ambos, donde se mantuvo la mayor parte del concierto.

El resto del concierto se desarrolló con normalidad, siendo una actuación sobresaliente. Presentando su último disco, Eat The Elephant, el cual fue el gran protagonista de la noche, y haciendo algún guiño a sus lanzamientos anteriores, la banda se encaminó hacia el final de su actuación, la cual se alargó 10 minutos sobre el horario inicial previsto, pero que no satisfizo a los allí presentes por el parón previo. Aquí entramos en una coyuntura de difícil solución. ¿Debe el festival cortar la actuación o deberían haber permitido a la banda americana completar el repertorio que tenían preparado para esta fecha? Seamos sinceros: en todos los festivales europeos (y en algunos españoles) donde he podido estar, siempre se ha actuado de la misma forma. Cierto es que el mal sabor de boca era evidente, comenzando por mí, que llevaba 20 años esperando para ver a la banda, pero las normas son así. Quizás se podría haber “negociado” otra solución menos abrupta para el público, pero entiendo que habría limitaciones horarias municipales que impedirían ampliar el tiempo de actuación de A Perfect Circle.

Y de esta forma tan maravillosa dábamos por terminada la primera jornada de un más que exitoso Download Madrid. Sintiéndolo mucho por Carpenter Brut, pero un servidor llevaba ya más de 24 horas despierto por diversos temas laborales y necesitaba un descanso, sobre todo pensando en las dos potentes jornadas que aguardaban.

VIERNES 29

Tras una exitosa primera jornada del festival, la segunda se presentaba con un cartel inferior en cuanto a número de bandas se refiere. Esto tenía una explicación: los cabezas de cartel, GNR, tenían reservadas tres horas y media para su concierto, y los otros escenarios no tendrían a ninguna banda encima, repitiendo el mismo procedimiento que en otros festivales europeos. Si bien es cierto que a quien no sea fan de la banda le hacen una faena, no es menos cierto que una banda de tal potencial suele arrastrar a la inmensa mayoría de público, ya sean acérrimos seguidores o por simple curiosidad, dando opción a que las bandas que tocasen en los otros escenarios se encontrasen un desierto ante sus ojos. Por otro lado fue la jornada que más público concentró, aunque no con tanta diferencia frente a las otras dos jornadas como en un principio pudiera parecer.

Aquí se volvió a repetir el problema del primer día con la apertura de puertas, siendo muy próxima a la hora de comienzo de los escenarios 3 y 4, y con poco más margen para los dos principales. Además, desconozco las razones, pero la policía abandonó el recinto poco antes de la apertura, provocando unos 10 minutos. Todo sea por la seguridad, que siempre debe ser lo primero, pero quizás abriendo una hora antes del inicio de los conciertos se evitaría este problema. Así que, en esta tesitura, nos fuimos corriendo al Stage 3 para ver a los jóvenes Leather Heart, encargados de abrir la jornada.

LEATHER HEART

Si conoces a la banda y la has visto en directo puedes ahorrarte este párrafo porque no hicieron nada nuevo en esta edición del Download. Es más, no lo necesitan, salvo publicar más discos para que continuemos disfrutando de su música. La joven banda madrileña tenía el gran incentivo de actuar ante un público diferente al habitual, ya sea en número como en "tipo de metalero". Viendo como se iba llenando poco a poco la zona del Stage 3, y escuchando los comentarios de mi alrededor, sin suda consiguieron llamar la atención. Y es que son muy buenos!! No inventan nada, ni lo necesitan. Simplemente, tocan Heavy Metal y disfrutan haciéndolo. Su disco Comeback y su EP homónimo son sus publicaciones, así que si les descubriste en el festival, no dudes en darle una escucha en casa.

THRICE

Una de las joyas del festival, una de esas bandas que no son habituales por aquí y que, sin duda, fue una maravilla verles en esta edición de Download Madrid. Su concierto fue brillante, ejecutando perfectamente los temas y sonando de una forma muy buena. El único detalle negativo que le sacaría a su concierto es las expectativas creadas acerca de la banda en cuestión de repertorio y lo que luego interpretaron. Y es que, si conoces la discografía de la banda californiana, y estuviste en el concierto, seguro que tuviste la misma sensación que tuve yo: una oportunidad perdida de no dejar títere con cabeza. Ante un público que deseaba fiesta la banda debe darles lo mismo, como hicieron otros grupos durante el festival. Por eso, por la falta de las canciones más directas y fiesteras es por lo que pienso que fue un gran concierto, pero podía haber sido mucho mejor. To Be Everywhere Is to Be Nowhere, The Artist in the Ambulance y Vheissu fueron los discos elegidos para rellenar principalmente el repertorio, siendo Hurricane y Silhouette las escogidas para comenzar, y The earth will shake para finalizar.

BULLET FOR MY VALENTINE

La banda galesa de Metalcore se presentaba en el Main Stage 1 con público ya reservando su sitio para el plato fuerte del día por lo que tenían una oportunidad única de tocar ante gente que probablemente no les había escuchado previamente. Desconozco las impresiones llevadas por la gente, pero no será porque los chavales no lo hicieron bien. Presentaban su nuevo disco, Gravity, que se publicaba ese mismo día, por lo que los temas del mismo fueron más desconocidos para los fans no acérrimos de la banda.
No solo hubo temas de su nueva obra, también recordaron canciones de sus primeras publicaciones como Your Betrayal, 4 Words o Scream Aim Fire. Transmiten mucha energía y he de reconocer su profesionalidad y su éxito, pero creo que aún pueden dar aún más en cuestión de composición. El concierto lo terminaron con Tears Don't Fall y Waking the Demon, temas que el público recibió de una forma excelente.

CLUTCH

Ante la difícil situación de encontrarte un recinto semivacío porque la mayoría del público ya está cogiendo sitio en otro escenario para ver al artista principal de la jornada, lo poco habitual es venirse arriba y reconquistar a ese público que no te estaba prestando la atención que mereces. Esa fue a máxima que eligió la ya veterana banda de Maryland. Y lo consiguieron, sin ninguna duda.
Venían presentando su nuevo disco, Book of Bad Decisions, del cual interpretaron la mitad de su repertorio, intercalándolos inteligentemente entre otros temas más antiguos de la banda. Para completar los mismos, tocaron X-Ray Visions, Firebird, ambos para abrir su descarga. A Quick Death in Texas, Earth Rocker y The Face llevaban su concierto casi hasta el final. Para la conclusión dejaron Electric Worry y The Mob Goes Wild, dejando un gran sabor de boca tanto a los auténticos fans de la banda como a todos los que les descubrieron esperando la actuación de Guns'n'Roses en el Main Stage 1.

Axl RoseGUNS'N'ROSES

Guns 'n' Roses se presentaban en Madrid como el plato más fuerte de esta edición del festival, y sin duda lo fueron si hablamos de asistencia: era superior a la de la primera jornada, aunque sin tanta diferencia como podría pensarse en un principio. Pero su evento no estuvo falto de polémica, como suele ser lo habitual en ellos. Si en otras ocasiones las quejas habituales fueron su retraso al salir al escenario o el estado de Axl Rose, en la noche del viernes destacó la larga duración del concierto, con las diversas formas de rellenar las tres horas y media en las que estuvieron en el escenario.

A diferencia de la gente que estaba conmigo en el concierto, creo que fue un buen concierto, y me quedo cerca de calificarlo como muy bueno. Razones tengo varias, como ofrecer una actuación de tan larga duración que solo muy poquitos artistas lo pueden ofrecer. ¿Hubo muchas versiones? Siempre las hay con GNR en el escenario. ¿Se alargaron los temas y abusaron de las improvisaciones? Sí, como siempre. ¿Axl no es un portento en el escenario? Nunca lo ha sido, aunque durante las más de tres horas tuvo momentos brillantes. Que estos tipos, con la edad que tienen, realicen un concierto de tanta duración me resulta algo admirable.

El repertorio tuvo sus momentos álgidos, con las canciones que esperaba el público. Sí, también tuvo momentos donde el público parecía estar mirando para otro lado (durante los temas del Chinese Democracy principalmente), pero no hubo un momento aburrido en todo el evento. Arrancaron con It's so Easy, y el lector puede imaginarse el resultado: espectacular. La continuación tenía los altibajos comentados anteriormente, siendo los momentos cumbre Welcome to the Jungle, Mr Brownstone y Estranged.

Llegaron las versiones de Wings y Velvet Revolver, que continuaron con Rocket Queen, Shadow of your love y You could be mine, sin duda, algunos de los mejores momentos de la noche. Tras la versión de New Rose, momento para Civil War, Yesterdays y Coma, justo antes del solo de Slash y de la canción que deseaba la gran mayoría del público: Sweet Child O'Mine.

Más versiones, en este caso la clásica de Bob Dylan y un recuerdo para Soundgarden, una preciosa November Rain con Axl Rose sentado ante un piano de cola, y una excelente Nightrain nos llevaron a la conclusión de la primera parte del concierto, a la espera de los bises. Para estos se dejaron una emotiva Don't Cry, otra versión, The Seeker y un cierre fiestero con Paradise City. Un gran cierre para una buena actuación de la banda americana en Download Madrid.

PARKWAY DRIVE

Cerrando la jornada, en lo que a conciertos se refiere, aparecieron los australianos Parkway Drive encima del Main Stage 2 para no dejar títere con cabeza y hacer lo opuesto a Guns 'n' Roses: tocar poco tiempo sin dilaciones, lo que se conoce vulgarmente como "tocar y aplastar" Fueron, en mi opinión, lo mejor de la segunda jornada del festival. Respaldados por un juego de luces particular, el cual les daba una gran personalidad, presentaban su sexto disco en estudio, titulado Reverence, publicado el pasado mes de Mayo.

Los australianos no dieron tregua: tocaron, tocaron y tocaron para un público que estaba disfrutando de tanta intensidad, más después del eterno (para algunos) concierto de Guns'n'Roses. Desde su arranque con Whising Wells, la continuación con Prey, Carrion y Vice Grip, no hubo un instante de descanso. The void, Karma, la genial Absolute Power nos acercaban al final, para lo cual habían reservado Wild Eyes, Crushed y Bottom Feeder. Si para una parte del público le sobró tiempo del concierto anterior, para mí y para todos los presentes enfrente del Main Stage 2, nos quedamos con ganas de más, de mucho más de estos australianos que están viviendo su momento de gloria. De esta forma tan arrolladora finalizaba la segunda jornada del festival

SÁBADO 30

SHINEDOWN

Los americanos se presentaban en Madrid por primera vez, si no me falla la memoria. Había muchas ganas de ver a esta banda de enorme éxito en su tierra, pero que no termina de despegar de la misma forma en terreno europeo. A lo largo de los cincuenta minutos que estuvieron encima del escenario, dieron un rápido repaso a buena parte de su discografía. Cierto es que tienen un disco recién publicado, titulado Attention, Attention, por lo que podían haber centrado el repertorio en él. Fue de agradecer que para ser la primera vez en Madrid y, disponiendo tan poco tiempo, no lo hicieran.

Brent Smith se bajó varias veces del escenario, saludando al público a lo largo del pasillo de seguridad que divide la parte frontal del Main Stage 2. Se les veía con ganas, con muchas ganas de triunfar en Madrid, siendo además, su última fecha de este periplo veraniego europeo. Poco más que contar del cuarteto de Florida. Se mostraron como una banda con mucha profesionalidad, muchas tablas y con una gran experiencia. Solo les faltó más tiempo para poder hacer un concierto más largo, aprovechando su debut en el escenario del Download.

BARONESS

De Baroness no sé muy bien qué escribir. Prefiero ser sincero antes que fusilar una crónica de otro medio y ponerle mi firma. Por un lado, no les sigo de cerca, ya que su estilo no me apasiona. Por otro lado, no domino a todas las bandas del mundo, por lo que los americanos están fuera de mi control. Cierto es que vi todo el concierto, a pesar del calor, del cansancio acumulado y del intento de ahorro de fuerzas para lo que nos esperaba por delante.

A lo largo de los 50 minutos que estuvieron encima del Main Stage 1, el cual abrían, se dedicaron a tocar y tocar, casi sin interrupción. La sensación que me llevé fue de una banda muy compacta, perfectamente engrasada, que su música me llama más la atención en directo, y que, tras esta aparición en Download Madrid, voy a prestarle más atención.

THE HELLACOPTERS

Nick Royale volvía a Madrid, tras su reciente paso con otra de sus bandas (Imperial State Electric), de la mano de sus Hellacopters. Tras unos años de parón, hace dos que retomó la actividad en directo, y esta oportunidad en Download Madrid era perfecta para ver qué tal les había sentado la vuelta a los escenarios. Y sí, he de decir que les ha sentado fenomenal. El único problema que se encontraron en el Main Stage 2 fue el del sonido. Tras los casos de las jornadas anteriores, como afirmé previamente, es evidente donde radicaba el problema. Y no, no era la infraestructura ofrecida por el festival. Cierto es que fue solucionándose a medida que avanzaba la actuación. Los suecos, con solo un telón de fondo, y sus posiciones habituales sobre las tablas, salieron con ganas de reivindicar su valía como banda. Junto a Nick se situaron un muy activo Dregen, que repetía escenario en Download Madrid, y una base rítmica muy compacta. Los ingredientes eran perfectos para una gran actuación,  y así fue.

Arrancaron con Hopeless Case of a Kid in Denial, y su repertorio se basó en clásicos. Unos clásicos inmortales de los chicos de Estocolmo, tales como The Devil Stole the Beat From the Lord. Toys and Flavors o No Angel To Lay Me Away. No hubo lugar para el descanso. Cierto es que sus temas son cortos, pero, si no anoté mal, interpretaron trece en cincuenta y cinco minutos. No está nada mal. Por otro lado, hay que destacar la presencia de Dregen, en su segunda aparición en esta edición de Download Madrid. Pienso que encaja perfectamente en la banda, y la adaptación ha sido plena. Para la traca final se dejaron bombazos como I'm in the Band, Soulseller o By the Grace of God, con lo que os podéis imaginar la fiesta que montaron los suecos. Una fiesta de principio a fin, donde demostraron un gran nivel, un buen estado de forma, y que solo fue lastrada por un mal sonido al inicio de su actuación.

VOLBEAT

Otra banda que vive en estado de gracia, al igual que los suecos Arch Enemy. Los chicos daneses se subieron al Main Stage 1 para demostrar que no son flor de un día, que llevan años haciendo kilómetros y kilómetros de carretera para actuar por todo el mundo, y que están perfectamente capacitados para ser una de las bandas de referencias dentro de la escena del Rock durante los próximos veinte años (si una separación no lo impide). Disfrutaron de un excelente sonido. Estuve en varios puntos y en todos era muy bueno o excelente. También disfrutaron de una gran audiencia, que os aseguro, no estaba reservando sitio para ver a Ozzy Osbourne. Los temas los cantaban y los disfrutaban, dando una sensación de sintonía perfecta con la banda. No son una banda de grandes producciones, por lo que apenas llevaban un telón de fondo. El resto del escenario quedaba libre para que los tres hachas (Michael Poulsen, Rob Caggiano y Kaspar Larsen). Además, los tres micrófonos fueron utilizados por el señor Poulsen para cantar, por lo que, con tanto movimiento en el escenario, la dinámica del concierto era muy alta, sin opción a momento aburridos.

En cuanto a repertorio, la banda danesa dio un repaso a toda su discografía, poniendo como epicentro su último lanzamiento Seal the Deal & Shady Ladies.  The Devil's Bleeding Crown, Sad Man's Tongue, 16 Dollars… La lección de Rock and Roll era evidente. Se estaban gustando, y al público también, por lo que todo era perfecto. Lo dicho en un inicio: es una banda en estado de gracia. La actuación avanzaba con el medley A Warrior's Call / I Only Want to Be With You, Black Rose, Seal The Deal, dejando para la traca final Pool of Booze, Booze, Booza y Still Counting, con lo que la banda se despedía tras una excelente actuación. 

JUDAS PRIEST

Sin duda, la actuación de Judas Priest fue la gran sorpresa de la tarde. Y es que ya he dicho alguna vez  que, en el estado en el que les he visto en el pasado, no merece la pena ir a verlos. Por suerte, las cosas han cambiado a mejor. Si bien es cierto que sin KK Downing y Glenn Tipton es una banda huérfana para mí, no es menos cierto que Richard Faulkner y Andy Sneap hacen un trabajo magnífico. Tanto que los temas ya no suenan ralentizados, confirmando que la razón era la ya conocida enfermedad del señor Tipton. ¿Y cómo está Rob Halford? Siempre señalado por mí, en esta ocasión le vi notablemente recuperado, defendiendo perfectamente los temas del Firepower, y los menos exigentes de su discografía clásica. Sí, continúan interpretando canciones como Freewheel Burning o Painkiller, donde lo pasa muy mal y el resultado no es el esperado, cuando tienen decenas de canciones que podría cantar con facilidad el bueno de Rob.

Con toda la producción que han llevado en esta extensa gira presentando su último lanzamiento de estudio titulado Firepower, la banda británica salió puntual a las tablas del Main Stage 2. Se les quedó pequeño, no el escenario ya que tenía buenas dimensiones para un concierto así, sino el recinto para el público. Viendo la respuesta del público, quizás deberían haber actuado en el Main Stage 1.

Para desgracia del público, apenas tuvieron hora y cuarto para estar en el escenario, provocando la salida del repertorio las joyas no habituales que vienen tocando en esta gira. Aun así, lo dicho previamente, salieron a comerse el escenario y lo consiguieron con creces. Abrieron con Firepower y rápidamente dejaron claros los síntomas de mejora. Además de la homónima, del nuevo disco hicieron Lightning Strike y Rising from Ruins. Grinder, Sinner, Bloodstone, Turbo Lover, You’ve got another thing comin’… La colección de clásicos hizo las delicias del público. Con Hell bent for Leather y Painkiller dieron por finalizada la primera parte de su actuación.

En los bises apareció el señor Glen Tipton, al que hay que reconocer su afán de superación. Otra persona en su situación se hubiera quedado en casa. Pero él no, él quiere cumplir con sus fans y así lo hizo, interpretando Metal Gods, Breaking the Law y Living after midnight, con la que JUDAS PRIEST se despidieron del escenario del Download Madrid. Lástima no hubiera tiempo para más, el concierto estaba siendo bueno y creo que la sensación general fue de ganas de más y más temas. Si siguen en este estado de forma, esperemos verles próximamente en una gira propia, o quien sabe, ocupando una posición más alta en ediciones venideras de este festival.

OZZY OSBOURNE

Durante estos días a posteriori del festival he tratado de no leer ninguna crónica, ni redes sociales, foros o cualquier sitio de la red que me pudiera crear una opinión sobre lo visto en el festival. Me ha costado, pero he conseguido aislarme lo suficiente para escribir estas líneas sin influencias.  Imagino que se han escrito ríos de tinta (que antiguo suena esto en una época digital) sobre la actuación del gran OZZY OSBOURNE.

Inmerso en su posible gira de despedida, llamada No more tours 2 (todo el mundo conoce la historia de aquella despedida), el polifacético cantante británico hacía parada en el Download Madrid tras años sin pisar la ciudad. Hubo un intento hace unos pocos años, pero terminó siendo cancelado, así que era una oportunidad única. Y creo que la aprovechó de forma sobresaliente, quedando muy contentos todos los allí presentes.

Sinceramente, creo que no se puede encontrar un “pero” a toda la base musical de la banda. Tanto Zakk Wylde, a pesar de llevar los temas a su estilo, como Rob Blasko, Adam Wakeman y Tommy Clufetos realizan un trabajo soberbio. Siempre se ha dicho que Ozzy Osbourne se ha rodeado de los mejores músicos, y esta no era una excepción. Las dudas las generaba su estado, y rápidamente las disipó.

Con una producción también exquisita, cruz en medio y decenas de láseres y luces que iluminaban de una forma excepcional el Main Stage 1, el cantante de Birmingham apareció sobre el escenario pidiendo que nos volviéramos todos locos. Arrancó con Bark at the moon y así lo hizo el público. Cómo para no hacerlo!!! Gozaron de un sonido perfecto, y la banda ejecutaba los temas con una exactitud inigualable. Ni rastro de aquel Ozzy acabado del que se hablaba hace años. Además de estar muy centrado cantando, se dedicó a recorrer el escenario tratando de interactuar con el público todo lo posible.

Mr. Crowley, I Don't Know, Fairies Wear Boots de Black Sabbath, Suicide Solution, No more tears... los mejores éxitos de Ozzy iban cayendo de una forma continua, sin apenas interrupciones entre ellos. Fue un recital de clásicos. Con Road to Nowhere llegó uno de los momentos más emotivos de la noche. Le siguió War Pigs, que, como no podía ser de otra forma, puso a vibrar la Caja Mágica. El único momento interminable (solo para algunos) fue durante los solos de Zakk Wylde y Tommy Clufetos. El primero, además de sus improvisaciones, se dedicó a coquetear con temas de Ozzy como Crazy Babies o Perry Mason, dejándonos con las ganas de escucharlos al completo. El de Tommy fue, simplemente, sensacional. No soy yo, precisamente, un amante de los solos de batería, pero este fue brillante. I Don't Want to Change the World, Shot in the Dark y Crazy Train nos llevaron al final de la primera parte del concierto, volviendo loco al público, tal y como insistía Ozzy desde el escenario. Para los bises se dejaron Mama, I'm Coming Home y Paranoid, poniendo el broche de oro a una actuación soberbia, inesperada, y, quizás, solo quizás, sospechosamente perfecta.

‘77

Tras el gran concierto de Ozzy hubo una parte dela gente que abandonó el recinto, como suele ocurrir en casos similares. Y otros nos quedamos porque aún teníamos ganas de Rock & Roll. Y para ello que mejor que acercarse al Stage 4 para ver a ’77, otra banda que está viviendo un momento dulce después de años de trabajo muy duro. Esta noche les tocaba triunfar en Madrid, y así lo hicieron.

Son capaces de resucitar a los muertos con su estilo setentero. Cierto que es que los temas más bluseros son menos directos para un público cansado tras tres jornada del festival, pero creo que al final consiguieron encajarlos perfectamente en el repertorio. Un repertorio compuesto, principalmente por temas pertenecientes a su reciente creación titulada Bright Gloom, y con inclusión de temas de obras anteriores como High Decibels, Stay Away From Wate o la festiva We Want More Rock And Roll, con la que cerraron su aparición en Download Madrid.

CARCASS

Para poner la guinda del pastel a una gran jornada Download Madrid ofrecía dos opciones, ambas muy interesantes. Por un lado los thrashers de Albacete, ANGELUS APATRIDA, que actuaban en el Main Stage 1, para los cuales las buenas palabras se han quedado cortas ante el gran éxito conseguido a base de duro trabajo, y por otro los británicos CARCASS, banda que ya había visto alguna vez en directo, y que tenía muchas ganas de volver a ver. Así que me decanté por CARCASS.

Finalizado el concierto de OZZY pensaba que nos quedaríamos cuatro gatos en el festival, sobretodo porque después de tres días de festival aguantando altas temperaturas el cuerpo dice basta. Y sí, mucha gente abandonó la Caja Mágica, pero no pocos se quedaron para la lección que iban a dar CARCASS.

El cuarteto de Liverpool tenía claras sus intenciones, similares a las de Parkway Drive la noche previa: tocar y aplastar. Salir a escena en un festival, una vez ha terminado el artista principal es complicado, pero a Carcass eso le importó bastante poco. La actitud de la banda fue siempre animada, tratando de meter al público en el bolsillo, a pesar de ser una banda desconocida para muchos de ellos.Además, la dinámica del concierto fue perfecta, ya que apenas hubo parones, ya sea por encadenar temas o hacer algún medley, con lo que la sensación fue de visto y no visto.

Sobre el set list, un poco picoteo de toda su discografía, haciendo especial hincapié en su último lanzamiento de estudio, Surgical Steel, de donde tocaron cuatro temas. El cierre, como no podía ser de otra forma, se echó con Heartwok, con lo que terminaron de matar al público. De esta forma tan gloriosa se ponía punto y final a esta segunda edición del Download Madrid, esperando con ganas una tercera que consolide, aún más si cabe, este brillante festival en el centro de la península ibérica.

CONCLUSIONES

Madrid es un emplazamiento perfecto para la realización del festival. Cierto es que otras ciudades también lo serían, aunque algunas de ellas ya tienen ocupado el mercado de los sonidos más duros, como puede ser Barcelona y su Rock Fest (además de otros festivales que también comparten público). Cierto es que otras ciudades no tienen esa saturación de conciertos, aunque yo no las veo como candidatas. Las razón principal es el número de público (acorde al número de habitantes que tienes en la ciudad) y las comunicaciones para acceder. Download, tanto en el festival origen como las versiones creadas fuera del Reino Unido, siempre ha sido un festival multitudinario. No vale cualquier cabeza de cartel, y tampoco valen asistencias que son auténticos éxitos en otros festivales. Aquí se juega en otra liga.

Dentro de Madrid, la Caja Mágica es un recinto perfecto para la celebración del evento. Lo único malo que tiene son los olores procedentes de la depuradora cercana, los cuales podrían evitarse, como se hace durante los días del evento del tenis. El ayuntamiento debería tomar nota, ya que si quieres poner en primera plana mundial tu ciudad, además de otras cosas, necesitas eventos potentes como Download Madrid. Cito al ayuntamiento, pero también a la Comunidad de Madrid: es muy necesario que el metro sea la principal opción de transporte público de madrugada. Por las tardes se llega bien a la Caja Mágica, pero si terminas de ver todo el festival ya no hay servicio cuando abandonas el recinto, quedando a expensas de transportes bastante más caros que un billete de metro.

La apertura de puertas fue el talón de Aquiles del festival, sin duda. Si los primeros conciertos, aunque sean en los escenarios minoritarios, comienzan a una hora determinada, la apertura debe producirse al menos una hora antes. Esto se repite en los principales festivales europeos, y se debería tomar nota como el gran error a corregir de cara a la edición de 2019.

Del resto de cosas poca crítica negativa se puede realizar. La organización no escatimó un céntimo en equipo técnico para llevar adelante el festival, y cuando los técnicos de sonido hicieron correctamente su trabajo, el sonido era perfecto. Relacionado con la música está el tema de las bandas. Quizás se podría haber incluido alguna otra banda dentro del ya potente cartel. Por ejemplo, si la jornada del sábado tus nombres de referencia son de corte más clásico, pues algo similar para ir abriendo boca hubiera estado genial. Pero esto solo es un pequeño detalle, ya que el cartel era de lo mejor que puedes encontrar a día de hoy.

La oferta de comida era muy amplia, al igual que la zona de descanso aledaña. Es un incordio tener que salir del recinto de conciertos para comer... o no. Aquí me encontré división de opiniones. Hay gente que prefiere tener comida rápida, como los puestos de perritos que había distribuidos por diversos puntos del recinto de conciertos (y que desaparecieron el sábado) para comprar algo y seguir viendo los conciertos. Otros preferimos la zona actual, más tranquila, donde puedes comer algo sentado tranquilamente en apenas unos minutos.

Los precios, estándar en este tipo de eventos, por lo que poco se puede pedir. El sistema de pago fue todo un éxito, sin ninguna cola en los puntos de compra de la moneda del festival. Ni aquí ni en las barras, donde los camareros se comportaron de una forma muy profesional, siendo atentos y rápidos en los pedidos. Así da gusto. Tal vez la cantidad de hielo en los refrescos sea la única cosa a mejorar.

Por último, las zonas de descanso grandes y cómodas. Eso sí, o se cambian las fechas para evitar altas temperaturas o se aumentan las zonas de sombra. La otra opción es comenzar el festival más tarde, pero se perdería la esencia del mismo. Y la gran sorpresa, para mí, la zona de baños del recinto de conciertos. Las que están en la Caja Mágica, pues al ser fijas están genial, pero las de fuera, pensaba encontrarme lo peor y ni mucho menos: gran cantidad, tanto de cabina como de pared, limpios, sin colas, con grifos, jabón y espejos. Estos pequeños detalles eran impensables hace tiempo en los festivales, y me alegro de encontrármelos (desconozco si fue lo habitual en la primera edición, no pude asistir). Ya, cerrando estas conclusiones, el servicio de limpieza constante es muy de agradecer. Eso, y el número elevado de contenedores de basura. Si alguien tiraba los residuos al suelo era por voluntad propia, no por facilidades para ello.

© 2015 Simfonia Metàl·lica. Tots els drets reservats